-->


¿Qué hacer ante la persecusión a la Iglesia?

Iglesias y cruces destruidas, biblias quemadas, propiedades confiscadas, creyentes obligados a renunciar a su fe, religiosos encarcelados o desaparecidos. Esto está sucediendo en casi todas partes del mundo, desde el régimen de China, pasando por Perú, Nicaragua, Siria, Europa. 

De acuerdo con la Comece (La Comisión de Conferencias episcopales europeas), el 75% de las persecuciones actuales por motivos religiosos se centran en el colectivo cristiano. 

Ayuda a la Iglesia necesitada estima que son 200 millones los cristianos que viven en países de persecución religiosa y 100 millones más los que sufren discriminación por razón de su fe. 


La persecución religiosa en el mundo proviene de tres frentes fundamentales:

1. El mundo islámico radical: cuando se interpreta el Corán de forma más fundamentalista e intolerante y se considera que la charia o ley islámica debe aplicarse a musulmanes y a los que no lo son, trae como consecuencia la marginación social y la discriminación creciente de los cristianos que viven en países musulmanes, cuando no a la auténtica persecución recurriendo en ocasiones a chantajes, secuestros, colocación de bombas en templos y asesinatos de seglares y religiosos, especialmente por parte de grupos terroristas como Al Qaeda y sus distintas filiales en cada país.

2. El totalitarismo comunista: tal es el caso de China, Vietnam, Corea del Norte o Cuba. En ocasiones es una guerra declarada a cualquier religión, siguiendo el principio marxista de que la religión es el opio del pueblo y hay que acabar con ella, pero en otras ocasiones se manifiesta en la creación de iglesias paralelas para dividir al pueblo, ilegalizando la que no les es fiel políticamente, como es el caso de China, y ciertamente impidiendo la libertad de culto o de expresión de una fe.

3. Nacionalismos políticos llevados hasta el extremo que al mezclarse con religiones o con ideologías conducen a la exclusión de otras creencias religiosas y en ocasiones al ataque brutal al que piense de forma diferente, prohibiendo el proselitismo y toda conversión que no sea a la religión dominante. Dos ejemplos de esto en la historia moderna se han producido en la guerra de Bosnia entre los años 1992 a 1995, y en el estado de Orissa en India en diciembre del año 2007 y el verano del 2008, donde radicales hindúes desataron una oleada de violencia anticristiana que destrozó cientos de iglesias y asesinó a más de 84 cristianos.


Otros: grupos que sus intereses se ven afectados por la telogía católica: socialistas (Perú, Nicaragua, Venezuela), feministas radicales, lobby gay, ateos, cristianos protestantes, el partido demócrata (en USA) y el número de enemigos de la Iglesia no hace mas que aumentar. 

¿Porqué pasa todo esto?

Recuerden lo que Jesús dijo:

"Acordaos de la palabra que os he dicho: El siervo no es más que su señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; si han guardado mi Palabra, también la vuestra guardarán"(Juan 15:20). Biblia de Jerusalén.

Piensa en lo que dijo Pedro, “porque ustedes han sido llamados para este propósito, ya que Cristo sufrió por ustedes, dejándoles un ejemplo para seguir sus pasos… Por tanto, puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con el mismo propósito, pues quien ha padecido en la carne ha terminado con el pecado, “ (1 Pedro 2:21, 4:1). Entonces Pablo nos dijo, “a través de muchas tribulaciones debemos entrar en el Reino de Dios.” Hechos 14:22


¿Pero, significa esto que debemos aguantar tanto y quedarnos callados?

Evidentemente no. No es ese el mensaje de la Biblia, recordemos lo que nos dice San Pedro: 

“Por consiguiente, los que sufren conforme a la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, haciendo el bien.” 1 Pedro 4:19

Este hacer el bien lo podemos presentar en estas acciones concretas:

1. Denunciar públicamente estos hechos: por los medios de comunicación y las redes sociales, no debemos de quedarnos callados. Este es un deber ético, moral y profesional, que va más allá de las propias creencias de los informadores o de las empresas para las que trabajan. 

2. Igualmente debemos exigir una mucho mayor implicación de gobiernos nacionales y de instituciones internacionales que exijan respetar en todo el mundo el principio de la libertad religiosa, proclamado en el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos, que de forma tan flagrante se está violando hoy en el mundo.


3. Movilizar recursos para ayudar a nuestros hermanos que más sufren. Esto lo podemos hacer a través de las ONG de la Iglesia, AIN es una de las más importantes en este tema.

4. Participar en política. Olvidemos el cuento que el "cristiano no puede participar en política" ya que somos ciudadanos y como tales tenemos derechos de participación política, y no solamente, la Iglesia nos mandata  a hacerlos valer:

El compromiso del cristiano en el mundo, en dos mil años de historia, se ha expresado en diferentes modos. Uno de ellos ha sido el de la participación en la acción política: Los cristianos, afirmaba un escritor eclesiástico de los primeros siglos, «cumplen todos sus deberes de ciudadanos» (CARTA A DIOGNETO, 5, 5, Cfr. Ver también Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2240.)

¿Porqué participar en política? sencillamente evitando elegir de gobernantes a personas que siguen estas ideológicas de persecución a la Iglesia. Denunciamos atropellos, exigimos leyes, demandamos justicia. Es importante que lo hagamos.


Para concluir recuerden la promesa de Jesús “Bienaventurados los que han sido perseguidos por el bien de la justicia… regocijaos y Alegraos por vuestra recompensa en el cielo es grande!” Mateo 5:10-12


Comparte con tus amigos y recomienda nuestra página. Así mismo búscanos en facebook para mantenerte actualizado de todas nuestras publicaciones.



Related post

Comentarios:

 

Cookies

This website uses cookies. By using and further navigating this website you accept this. Detailed information about the use of cookies on this website is available by clicking on more information